Plantando una semilla

Planta una semilla.

Hazle su hueco en la tierra y utiliza buen sustrato. Que no le falte de nada. Riégala con cuidado, de a poquitos, y en poco tiempo verás brotar las primeras hojas. Al principio, el primer tallo aparece muy endeble, pero sale con fuerza de la tierra, quiere crecer.

Sigue leyendo

Pies y barro

Y tú con tus pies desnudos llenos de barro. Completamente cubiertos. Barro húmedo reciente y barro seco debajo que no deja ver el verdadero color de tu piel. El barro húmedo te cubre con capas de más tierra, que le hacen a tus pies pesar. Y tus pies están tan fríos y tan inmóviles que los sientes inertes. Ya no recuerdas dónde metiste los pies por último para tenerlos tan sucios.

Sigue leyendo