El principicidio

Principe sapo de cuento

El sapito de cuento, con su minicorona y todo.

El sapito de cuento, con su minicorona y todo.

Don Julio, como le gusta que le llamen, conserva su mente lúcida, aunque no tanto su cuerpo.– Llámeme Don Julio, uno no deja de ser un señor por ir en pañales.– dice siempre con una sonrisa.

Siempre se muestra muy amable con todos, y aunque a sus 76 años su estado de salud no es el que quisiera, sigue siendo una persona muy alegre. Tiene dos hijos, que le visitan cada sábado con sus nietos.

A pesar de estar en una residencia, les recibe como si estuviera en su casa y pasan la tarde charlando sobre alguna noticia que haya leído ese día en el periódico, y si llega el momento de hablar de ciertos asuntos familiares, no se calla su opinión aún sabiendo que a veces prefieran no oírla.

Don Julio siempre fue franco dando su punto de vista, y dada su asombrosa lucidez a su edad, es con las enfermeras con quien comparte sus pensamientos.

Cuénteme su teoría del Principicidio, Don Julio.

-¿El Principicidio? Verás, te cuento…

Mi mujer y yo acostumbrábamos a hablar siempre de todo. Tanto era así, que era como si viéramos la vida con los ojos del otro. Norberta y yo nos casamos de jóvenes, pero tuvimos amigos que estuvieron solteros más tiempo y casi vivíamos sus historietas de amoríos, en parte con lo que veíamos y en parte con lo que ellos nos contaban.

Nosotros opinábamos, en secreto, si nos parecían compatibles o no por una cosa u otra. Y pronto nos dimos cuenta de algo y empezamos a emplear ese término.

… el Principicidio, así es, siéntate, siéntate, y te voy contando.

chica chico silueta caras

Silueta chico-chica, o un jarrón asimétrico.

El Principicidio viene a referirse a esas personas que cuando eran niños, en su inocencia, confiaban en encontrar algún día a su princesa o príncipe de cuento, a su “P”, como lo llamábamos Norberta y yo. Su “P” es esa persona perfecta, esa media naranja. Pero con los años, estas personas dejan de buscarlo, bien porque dejan de creer que exista, lo que les lleva a meterse en historias amorosas que no van a ninguna parte, o bien, los hay que permanecen solos mucho tiempo porque creen que su perfecta mitad aún no ha llegado, de modo que van perfeccionando en su mente la idea de ese amor verdadero.

En realidad todos hemos practicado el principicidio alguna vez. Tremendo error. Por un lado te equivocas si crees que va a llegar esa persona metida en un aura de perfección y que va a sonar una canción triunfal cada vez que aparezca. Pero también te equivocas si no sabes lo que buscas.

Practicas el principicidio cada vez que a la idea del “P” que tienes en tu mente le pintas la cara del amorío de turno y luego no sale como esperabas. Entonces te vienes abajo y empiezas a creer que el amor de verdad no existe, que estabas equivocado. No es así, no cometas el error de desistir en encontrar a esa persona realmente buena para ti. El problema es que difícilmente se va a parecer a esa idea mental de tu “P”. No es tan sencillo. O quizás sí. Quizás el secreto sea no buscarlo, ni ponerle color a su pelo, ni a sus ojos, …

Claro que nos equivocamos en la búsqueda, no hay

pareja paseando

Paseo invernal con mucho cariño, supongo. La foto no es mía.

fórmula para saber si estamos acertando. Pero piensa que el amor tiene que ser sencillo, algo bonito. No digo que no vayan a haber problemas, claro que sí, Norberta y yo los tuvimos, y muchos, pero nos queríamos, nos entendíamos y nos ayudábamos. Nos complementábamos como el punto a la “i”, como solíamos decirnos … ay mi Norberta…

Y tú, ¿estás con alguien? Si estás sola, te digo, atrévete a dar el paso, no te dé miedo equivocarte, siempre que aprendamos de ello. No idealices a tu “P” pero no te conformes con menos de lo que mereces. No dejes de creer en el amor sincero, porque siguen habiendo personas buenas, y habrá alguien para ti. Todo llega a su tiempo.

Y si estás con alguien y están bien, valóralo y sé feliz. No esperes cuentos de hadas, deja que tu historia de amor sea tu propia película, tú pones la banda sonora y eliges el guión, que sea tu película a tu manera. Eso sí, que no se parezca a una canción de “raquetón”…

-Reggaeton, Don Julio, se llama “reggaeton”.

-Eso mi niña, eso. Tú me entendiste, ¿no?


instagram

_Llaysha_

Anuncios

3 comentarios en “El principicidio

  1. En realidad, etimológicamente #principicidio significa “asesinato del príncipe” y eso es lo que habría que hacer mentalmente, como dices: matar a ese “P” ideal y azulado, para dejar la mente abierta a la entrada de quien tenga que llegar… Y, si no llega nadie, evitar frustrarnos al pensar que “P” no existe 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s