Lina

Lina2

Lina no lloró el día que murió su madre.

Tampoco el día que se escapó su conejito Mimo. Era una niña en ocasiones muy introvertida, y en otras podía ser muy curiosa y habladora. Su padre entendía y amaba su forma de ser. Salvo su ligera inexpresividad, era una niña encantadora. Sus notas eran buenas, incluso excelentes en algunas materias, y aunque no tenía muchos amigos, se relacionaba sin dificultad.

Lina tenía una libreta donde anotaba pequeños símbolos, iconos diminutos en ciertos días, sobretodo en los más agitados. Tan pequeños eran sus garabatos que aquella libreta la conservó hasta muchos años después.

Los maestros decían que era una niña muy madura para su edad. En casa nunca preguntaba sobre el pasado, ni parecía lamentarse por lo perdido. Había ido creciendo sin adentrarse en los sinsabores de la vida. Lina, simplemente, los sorteaba todos.

Entonces conoció a Samay, un muchacho dicharachero, paciente y de buen corazón. Con él estableció una relación más íntima, y aprendió a pararse, y a escuchar las desdichas y los sueños de otros, y aunque era capaz de entender las tristezas y preocupaciones de su compañero, le fallaba esa carencia suya de empatía, de conexión. Nunca derramaba una lágrima hablando de su familia incompleta, y Samay, que la veía como una chica valiente y fuerte, a medida que la iba conociendo, también empezó a entender a Lina como un cofre de tesoros por abrir, delicado y frágil.

Los años pasaron, y pasaron por mucho juntos, pero Samay, con el tiempo, cansado de no lograr abrir aquella caja fría y hermética que era Lina, confundiendo sus silencios por indiferencia, terminó poniendo fin a su relación.

El día que se marchó Samay, Lina abrió la libreta que tantos años le había acompañado y se pasó dos días dibujando sin descanso. Cuando terminó, Lina la cerró y se durmió. Tampoco lloró entonces.


instagram

_Llaysha_

Anuncios

32 comentarios en “Lina

  1. Hay quien no tiene emociones y quien no las muestra, de los primeros no me fio, los otros ya llevan la procesión por dentro. Se diferencian por el respeto, los que carecen de emociones de respeto tampoco andan sobrados.
    Espero que tu protagonista sea de las segundas y en la continuación veamos un desenlace más acompañado.
    Saludos 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias, JM, por estar por aquí y charlar.
      De los que no tienen emociones… “aléjate, primo”, que solo pueden ser robots o algo similar😜.

      Las emociones son algo con lo que lidiar, pero no todos saben mostrarlas, o al menos no de la forma más habitual, lo que le pasa a la pobre Lina 😉.

      Gracias JM. Veremos a dónde llega Lina y su historia. 🍀 Un abrazote.

      Le gusta a 2 personas

      • Pues tú si que entendiste bien mi cara de perplejidad. ☺

        A Lina habría que agarrarla por los brazos y zarandearla un poco para que reaccionara. Que las personas además de tener que saber interpretar desean escuchar de viva voz lo que piensan, lo que anhelan o les preocupa. Les gusta el contacto y no andar siempre en un baile de máscaras.

        Lina tendria que aprender a decir lo que siente sin miedo. Se ahorraría mucho sufrimiento.

        Un beso desde Barcelona. Pronto te pongo al día. ☺

        Le gusta a 1 persona

  2. ¡hola! Me ha gustado el relato.
    Incluso utilizar el verbo ‘sortear’ me ha parecido MUY apropiado.
    El problema es darte de bruces un día con todo. Y que esa libretilla deje de servir como forma de liberar las emociones, en este caso. (El mundo de los adultos)
    La empatía es importante, y entiendo que Lina no carecía de ella, sin embargo, parecía utilizar más la aplastante lógica que permitir a los sentimientos fluir.

    Un saludo ^^

    Le gusta a 1 persona

    • Buenas, pues muchas gracias, me alegra que te gustara 😊.

      En este caso, Lina solo sabe vivir así, sorteando. Quizás no significa que no afronte las situaciones más grises, sino que su paso y su forma de ver las cosas es distinto a lo común. Igual Lina sabe de fluir, sin más. Lo más sensato, (y quizás lo más sano), desde la lógica, al menos.

      Un abrazo, y gracias ☺️🍀.

      Le gusta a 2 personas

  3. Los que no verbalizan sus emociones también tienen su encanto, aunque se necesita un poco más de paciencia para conocerlo. No obstante, que no muestren lo que sienten no significa que sean fríos como cubos de hielo. Quizá esa niña es mucho más sensible de lo que aparenta, pero lucha contra su naturaleza para no mostrarse débil frente a otros.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Desde luego, totalmente de acuerdo contigo. En lo de que tienen su encanto y hay que conocerles poco a poco, y luego entender que no todos somos iguales. La pequeña Lina ya se ve que no es una piedra que ni siente ni padece. Siente y sufre, solo que a su manera.

      Muchas gracias por pasarte y comentar, Aguijón Escarlata 😉🍀.

      Le gusta a 1 persona

  4. Es evidente que todo el mundo es-siente de forma diferente, y eso no significa que mi forma sea la acertada y la de otra persona sea incorrecta; simplemente actuamos como sabemos. Como podemos. Pero no todo el mundo lo entiende, o mejor dicho, no todo el mundo llega a aceptarlo. Y no es que impongan su forma de ser-sentir a los demás sino que consideran que para que una relación sea fructífera, debe exteriorizarse lo que se guarda dentro.
    Con tu texto ilustras de forma muy sencilla -y clara- que no verbalizar emociones no significa no tenerlas. No significa que no te desgarren por dentro, como a la pobre Lina.

    Muy bueno, Yai. Un abrazo 🙂

    Le gusta a 2 personas

  5. Hermoso relato. Lina tiene el problema de muchas niñas y niños a los que la vida les ha golpeado fuerte cuando aún no podían decir como se sentía, ni preguntar porqué a ella. Nada le han dado y nada cabe esperar de los demás. Menos mal que ha encontrado su manera de expresarlo y reflejarlo (su cuaderno)
    Lo grave es que niños como Lina son los que necesitan más cariño y apoyo y, al mismo tiempo, a los que resulta más difícil dárselo, porque resultan antipáticos y reservados, poniendo barreras defensivas a cualquier acercamiento, porque luego viene el dolor. Yai, no dejes a Lina sola y sin atención. De momento, mírala sin romper barreras cada vez que te mire… y espera.
    Yo también la espero, y estaría muy bien que nos mostrases sus dibujos y anotaciones, para ver cuánto y qué expresa… Quiérela mucho.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola pazlabrasdeluz. Me alegra que hayas entendido y conectado tanto con el personaje. En este relato quise reflejar una realidad distinta, que si bien esa parte existe, este personaje como tal es ficticio. En cualquier caso, muchas gracias por la comprensión y el cariño de tu comentario :).

      Un abrazo🍀☺️

      Le gusta a 1 persona

      • Hola Yai. Ya sabía que tu relato no es más que un relato. Pero, profesionalmente, te aseguro que me tocó trabajar para “sacar del pozo” a muchos niños y niñas con problemas parecidos, o aún más difíciles que los de Lina. De ahí, que te anime a que tu historia y su protagonista siga creciendo y evolucionando, hasta recuperar la esperanza y la capacidad de lucha frente a las adversidades… Quizás sea bueno que rompa a llorar, para que luego pueda volver a reír. Insisto, no la abandones.
        Un abrazo

        Le gusta a 1 persona

  6. Imposible no empatizar con Lina. Como leí en uno de tus comentarios, ella habla un lenguaje diferente y no le corresponde al mundo ni corregirlo ni juzgarlo. La personas como Lina son bastante únicas a los ojos de las personas que somos diluvio constante. Cada cual sufre como puede y como le sale, todavía nos falta comprender eso. En fin, me pareció hermoso! Saludos 😘

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias, Olivia. Ya seas un diluvio constante o una constante sequía, las particularidades de cada uno nos hacen diferentes. Diría que somos iguales o parecidos en que hay problemas o sucesos que alteran nuestra paz interior por igual, por decirlo de alguna forma, aunque está claro que cada uno lo muestra a su manera.

      Saludos Olivia y gracias por leerme y comentar 😊🍀.

      Le gusta a 1 persona

    • Olivia, si el “lenguaje de Lina” forma parte de su carácter y muestra signos de madurez al respecto, totalmente de acuerdo contigo. Si, por el contrario, las circunstancias han truncado su niñez y se siente bloqueada, incapaz de reaccionar o dar una respuesta y le impiden desarrollar su carácter y su sensibilidad.
      Cuando se es una niña o un niño, es fundamental el apoyo, la confianza y el amor de algún adulto de referencia. Y, precisamente así, es como logrará desarrollar y ejercer su libertad y capacidad de elección para sufrir y disfrutar.
      No abandonéis jamás a los niños con la idea del “laissez-faire”
      ¿No veis que siempre están pendientes del amor y la aceptación de los adultos, de ser escuchados, mirados, o atendidos? ¿No entendemos que tan peligroso es echar fuera del nido a un pájaro sin alas, como impedirle probar y abrirlas cuando ya las tiene?
      Disculpa por mi “intromisión” No obstante, seguro que sobrevivirá
      Saludos

      Le gusta a 1 persona

      • No todos tienen acceso a ese amor que yo también pienso es necesario durante la infancia. No todos podemos crecer de la misma manera, ni tampoco tener la misma capacidad para desarrollar la sensibilidad o los sentimientos. La libertad es algo tan subjetivo que su definición varía de persona a persona. El mundo esta lleno de pájaros sin alas y cada uno sobrevive como puede, y no por eso se es menos. Yo no hablo de ser indiferente, hablo de aceptar ser diferentes y no juzgar según la regla general. Que a todos nos cuesta piel vivir, pero tampoco que somos tan especiales como para señalar caminos ajenos. Que nos falta mucho que conocer e incluso así, hay cosas que van a escapar de nuestra comprensión; y está bien. No hay problema, así uno conoce distintos puntos de vista y aprende. Saludos!!

        Le gusta a 2 personas

        • Muchas gracias por tu respuesta Olivia. Nada más lejos de mi intención que iniciar un debate. Amo la necesidad y el derecho de ser diferente y de que eso no suponga discriminar ni dañar a nadie. De todos modos, te pido disculpas si no lo has entendido así. Puede que sea de-formación profesional, pero te aseguro que es muy gratificante apoyar y ayudar a personas a superar injusticias y situaciones no deseadas, impuestas y no merecidas
          Saludos

          Le gusta a 1 persona

  7. Pingback: Re: “Lina” by El pensadero de Yai – jm vanjav hasta en 500 palabras+

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s