Recuérdame

Estoy en los lugares más recónditos de la biblioteca de tu mente. Estoy instalada en una habitación muy pequeña y descuidada, a la que apenas le da la luz.

A la que no sueles acudir, salvo si acaso, una vez al año para revivir la filmografía completa de recuerdos. Pero sabes bien que ya solo quedan por el suelo un par de diapositivas estropeadas o rotas por los años.

La esencia de mi recuerdo en ti permanece latente. Y, en ocasiones puntuales, da saltos en tu cabeza. Es entonces cuando me ves. Me recuerdas leyendo. Hablando como una locomotora. O yendo hacia ti, sonriendo con cada músculo de mi cuerpo.

Recuérdame.

Recuérdame que alguna vez me moría por verte.

Que paseamos juntos.

Que reímos nerviosos.

Que vimos aquella gran estrella pasar.

Que hablamos de tu futuro y del mío. Nunca nuestro.

Porque hablamos tanto. Y tanto otro callamos.

Intentando descifrar en silencio el paisaje que se esconde detrás del puzzle inacabado que somos el uno para el otro.

Que fuimos amigos lejanos de alguna extraña manera.

Que me tienes un cariño inconstante, pero eterno e inexplicable.

Y que, a veces, piensas en mí.

Entonces, recuérdame.

Recuérdame que existes.
Que hubo un algo.
Hazme saber que mereces un espacio en mi cabeza. Y en mi vida.

Ya no te pido disculpas. Te pido que seas. Sé un disparo en mi pensamiento. Una bengala. Un pellizco.

De lo contrario, si solo soy un recuerdo difuminado, hazte un favor. Destruye cada archivo que queda, echa la llave de ese cuarto en ruinas, y, de una vez, olvida.

Si no vas a quedarte a a(r)mar este puzzle, con cariño y paciencia, a desvelar la incógnita de lo que te llama, a reconocer cada parte de cada pieza con tus manos, entonces, te lo repito, ya no acudas más a ese rincón de tu mente.

Yo, por mi parte, sacaré mi Milán gigante y te convertiré en una mancha gris difusa, que ya se encargará de emborronarla el tiempo.

Y así, si alguna vez nos volvemos a encontrar, nos conoceremos desde cero. Sin prejuicios, sin reproches y sin expectativas.


instagram

_Llaysha_

20 comentarios en “Recuérdame

  1. Pero si os conocéis otra vez desde cero no estaréis condenados a repetir la misma historia? (ponga aquí una cara pensante). Muy bonito Yai, chica Milan. Yo te regalo una escoba, como la de los Sirex, pa barrer todo lo que no te guste.

    “Isquiuismi” por mi ausencia. Ya tú sabes, la vida en una isla te dispersa. Un besote grande.

    Le gusta a 2 personas

    • Puede, pero si se crece y madura lo suficiente como para llevar a cambiar patrones, igual el desenlace también sea distinto 😉. ¿Chica Milán? cada vez me cae un nombrete nuevo jejej. Pues a lo de la escoba no te diría que no (así barría, así, así, …).

      Yo te excuso de todo, que te entiendo perfectamente. Ayyy la vida en una isla… Yo que me he venido a esta tan grande te voy a seguir la pista que algo me dice que la que ahora te adopta me atrae algo más.

      Un abrazote 🙂☘️.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s