Los tres escalones

Como tres pesados escalones, largos y altos, recorridos. Tres décadas.

Aunque cualquiera lo diría. Físicamente sigues siendo igual, pero como persona has evolucionado muchísimo. Te fuiste a buscarte las castañas y vaya si las encontraste. Valieron la pena esas semanas de dormir en colchón hinchable. La vida te iba a presentar muchas cosas. Y tanto las aprovechaste que ahora no paras.

Siempre probando cosas nuevas, creando, reinventándote, atreviéndote con la cocina hipersaludable, las clases de baile, el fútbol, piano, yoga, los mil y un viajes y escapadas. Todos los pequeños detalles que te han hecho ser lo que hoy eres.

Además, inspira la consistencia de tu vida y tus ideales. Sabes lo que quieres y lo que no, y no te conformas con menos. No tienes miedo a los cambios y te adaptas como un camaleón. Porque más fácil y sencillo es siempre quedarse quieto, pero decidiste moverte, volar y probar. Ahora exprimes los días (sé que tienes a la Reina Dominatiempo contigo), los disfrutas y les sacas provecho.

Aunque te digo, que a pesar de tus evoluciones, cual Pokémon, tu esencia permanece intacta. Eres una de esas personas que se ganan el cariño incondicional de los que le rodean hasta el fin de los tiempos. Y eso, gracias al cosmos*, no cambia.

Por tu forma de ser. Por el buen humor, por el apoyo, por el don de hacer reír a los demás y reírte de ti mismo. Con esa guasa que tienes y que te caracteriza.

Me alegra, y no sabes cuánto, que seas uno más de mi familia. Estoy súper agradecida de que formes parte de mi vida y de mi círculo cercano de confianza. Gracias, por cuidar y hacer feliz a lo que más quiero, y por añadir más guasa a las cosas con tus chascarrillos bienintencionados. (Qué sería de nuestros momentos de intimidades e historias compartidas sin tus comentarios irónicos).

Al final tendré algo de bruja, porque desde que te vi la primera vez entre otros muchos, por algún motivo, destacaste a mi vista, y me dije “Este va a ser”.

Y así fue.

Y ahora, muuuuuchos años después es tu día. ¡Te pasas al 3, Deivid!. (Tranquilo que vamos juntos hacia la decrepitud jejeje).

En fin, como me dijiste a mí en mi décimooctavo cumpleaños:

“Felicidades. Ya puedes entrar en el Spinning Wheel. Aprovecha y disfruta, que después de los 18 la vida se va volando”.

Y en esas estamos, en tus 30, que sean como los nuevos 18. Que cumplas muchos muchos más y que ojalá estemos cada vez más cerca geográficamente para disfrutarlos juntos. Un abrazote inmenso, hermano de ley ;).


* Gracias al cosmos/Dios/Llámalo X.


instagram

_Llaysha_

Anuncios

13 comentarios en “Los tres escalones

  1. Ohhh Yai, me has emocionado y todo. Qué sorpresón!!!
    Me has dejado sin palabras, sólo alguien como tu es capaz de ver tantos detalles en alguien y disfrutar de cada cosa con la inocencia de un niño. Es un gran don, pequeña sonadora, nacida para comerse el mundo y apreciar de esta vida con tanta pasión.
    Un abrazo fuerte!!

    Le gusta a 2 personas

  2. Que bonita felicitación! A mi me dijeron que a partir de los 30 es cuando se pasan los años que ni te enteras. Y es cierto, tanto es así que ya pasé de los cuarenta y ya no me da tiempo ni a tener crisis existenciales ni nada, simplemente vivo. Cuanto amor en este post. 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias, Burdon. Un detallito para alguien que es muy grande.

      Como debe ser, “pensar menos, disfrutar más”. Tú es que eres un “Don forever young,”, a ti no hay quien te pare ya con crisis de ningún tipo.

      * Cuánto amor también se recibe en forma de comentarios. Qué amoroso todo jeje☘️😄.

      Me gusta

  3. Hace tres años una bloguera empezó a seguirme y, puesto que su blog me pareció interesante, le devolví el follow. Una noche me envió un correo felicitándome el año, y desde ese momento comenzamos a intercambiar correos charlando de todo. Al cabo de cinco meses cambiamos los correos por el WhatsApp, y actualmente hablamos todos los días. Tanto ella como yo coincidimos en que “conocernos” el uno al otro (puesto que vivimos en partes distintas de España) ha sido lo mejor que nos ha aportado WordPress.
    Son curiosas las amistades que pueden hacerse aquí 🙂
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • En esta entrada quise felicitar a una persona de mi familia que, por cosas de la vida, no pude felicitar en persona, así que tocaba entradita dedicada, que además se la merecía mucho.

      Siguiendo con tu comentario, a mí también me ha pasado de entablar alguna amistad por aquí, a raíz de escribirme al apartado de contacto. Pero sin llegar a eso, tengo varios compañeros por aquí a los que leo constantemente y a base de escribirnos tantos comentarios mutuamente se van creando lazos. Es bonito y curioso, sí, porque uno puede dar y contar tanto de sí por estos lares, que se puede llegar a tener mucha cercanía estando tan lejos.

      Un abrazo, Pablo. Gracias por ser uno de ellos 😊☘️.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s