La novela

Dos niñas encontraron el libro una tarde bajo un árbol. Se lo intercambiaron durante un tiempo para irlo leyendo simultáneamente, pero se aburrieron en algún punto entre el capítulo dos y el tres. “Mejor jugamos” – dijeron.

Y lo dejaron en la biblioteca de la escuela.

novela

Allí lo encontraron los mayores, quienen, a ratos, trataban de leerlo entero. Pero no llegaban a comprender la magnitud de las palabras escritas ni la profundidad del texto. “Demasiado enrevesado” – alegaron.

Y lo entregaron para ser vendido en un mercado solidario.

Una vez allí, en el puesto, algún chico llegó a pasar unas páginas, atraído por la enigmática y atractiva portada. “Parece interesante”. Pero lo abandonó tras una rápida lectura del prólogo.

Algunos otros se acercaron y juzgaron por el peso del tomo. “Tapa dura. Debe ser bueno” – pensaron. Sin embargo, criticaron el gramaje de las hojas una vez lo tuvieron en sus manos.

Fue un pequeño grupo de viajeros el que reparó en aquella novela. Eran cuatro amigos que viajaban por el mundo y quisieron compartir juntos un pasatiempo para entretenerse durante sus rutas. Así, durante sus caminos, se tomaron el tiempo de leerlo con atención y pausadamente para captar el fondo de la obra. Desgranando las ideas que se lanzaban en cada capítulo. Las compartían entre ellos y divagaban sobre la proyección de lo que se transmitía en ellas.
Este pequeño grupo de curiosos, a pesar de desplazarse únicamente con una mochila a la espalda, mantuvo el interés con los años, y continúa releyendo y disfrutando esta novela, soplando entre sus páginas para que no aniden los ácaros, y haciéndola volar con ellos, a donde quiera que van.

 

Anuncios

8 comentarios en “La novela

  1. Me ocurre a menudo. Me cuesta arriesgarme a la hora de elegir un libro; temo equivocarme y que no me convenza.
    También puede establecerse una analogía con las personas. Hace falta paciencia para conocer los libros que encierran sus vidas. Puede haber capítulos que nos desconcierten, pero necesitamos una visión de conjunto antes de sacar conclusiones.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola de nuevo, Javi. Me alegra leer tu comentario, porque empecé escribiendo con esa misma analogía en la cabeza. Escoger un libro (o persona), y que no nos guste o no sea lo que buscamos siempre es una posibilidad, pero claro, la victoria es de los valientes, si no le das una oportunidad a las cosas, no puedes saber lo que traen 😉☘️. Lo dicho, mil gracias por estas conversaciones en forma de comentarios 🙂.

      Le gusta a 1 persona

      • jeje. Creo que este tipo de conversaciones son las más enriquecedoras, porque traen el condimento literario y análisis profundos e interesantes acerca de la realidad de cada uno; de esos sentimientos que al fin y al cabo son los que mueven las plumas.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s