Lo que trae la navidad

bola arbol navidad

La decoración navideña en casa es bastante más variopinta que esta sencilla bola roja, pero como no pasaré las navidades por Las Palmas, pues no puedo traer una foto real. Pero se hacen una idea, ¿no?

En esta época de oír decir “Felices fiestas” a todas horas, por algún motivo, a mi cabeza llegan mil cosas luminosas, coloridas y sabrosas.

Las natillas con forma de los personajes de Los Simpsons.

Las ensaladas ricas de abuelo.

Y sus macedonias de frutas XXL.

El “chupachups” con azúcar en el bolsillo. (Para después de comer).

La pandereta del patio.

El drago que plantó papá.

Los findes con “Noche de fiesta” y “Qué apostamos” en la tele.

Y abuela quedándose dormida, dando cabezadas, con los brazos cruzados sobre el vientre.

Los colores, brillos y luces en las figuras de abuela.

Los muñecos bailarines de abuelo.

Las golosinas del ropero, ese tesoro escondido que papá rescataba.

La pecera del pasillo, con mil bolitas de colores.

Jugar todos al cinquillo y al huevo duro en la cocina, durante la sobremesa. Con pesetas, antes. Sentados todos, como se podía, bordeando la mesa de la cocina.

Y, jugando a “la bola” (el bingo), cantar los números como abuelo:

— ¡La guardia civil! (el 55)
— ¡La niña bonita! (el 15)
— ¡El hediondo! (el 10)
— ¡Los dos patitos! (el 22)

¡Y lo que rabiaba cuando perdía! Poca gente he conocido con ese don de ponerse cascarrabias y reírse al mismo tiempo (mientras recogía las monedillas que no había perdido).

Los banquetes navideños.

Las bandejas con todos los tipos de turrones posibles.

El mazapán.

La pata asada.

Las hileras de luces que rodean al árbol gigante y que se enredan un año tras otro.

El gran portal de Belén, que antes hacía abuelo, y ahora abuela.

Sus destellos multicolores al ritmo de la música de organillo, haciendo sonar villancicos durante horas en el salón.

Con el serrín, la fuente del delfín mutante (desproporcionadamente grande), el río con papel de aluminio. A veces, hasta coches veías haciendo cola para ir a ver al niño Jesús.

Buscar a los dos que cada año hacen caquita escondidos.

Los papanoeles colgando, medio ahorcados, tan graciosos, por las ventanas.

La negra araña de mentira de abuelo.

La falsísima caca de broma.

Todas esas cositas de la infancia que se quedan grabadas, y que asocio tanto con esta época de reuniones y cariñito familiar. Porque la Navidad, además de luz y color, trae el recuerdo de las raíces más tiernas, los abuelos.


_Llaysha_

12 comentarios en “Lo que trae la navidad

  1. Pingback: Lo que trae la navidad — El pensadero de Yai – Tecno Grace

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s