Agujeros y heridas

Hay ocasiones en las que nos toca vivir la caída de una enorme bomba.

Sacude cada partícula de nuestro mundo y nos tira al suelo.

Y ahí nos vemos, tratando de lidiar con su onda expansiva.

Y con ese polvo en suspensión que nos rodea, por culpa del cual dejamos de ver las cosas claras.

Incluso parece que nada tiene sentido después de un golpe tan duro.

Nos miramos y tenemos tantas heridas que no sabemos cómo es que no estamos muertos.

Y es que estamos llenos de agujeros, de huecos donde antes vivían las lágrimas.

Algunos permanecen más tiempo en el suelo, estudiando sus lesiones.

Otros se levantan pronto, aunque sea de aquella manera, magullados.

Cada cual tiene su ritmo.

Sea cual sea el tuyo, date el tiempo que necesites para sanar.

Y entonces, sigue andando. Avanza.

Porque, contra todo pronóstico, seguimos vivos.


_Llaysha_

Anuncios

8 comentarios en “Agujeros y heridas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s