La naturaleza siempre se impone

Me subo a la cubierta.
Siento que muchos ojos observan esta cara descompuesta.
Mis ojos cansados proclaman una lluvia pausada que se une al mar.

Busco un resquicio, un refugio en el que habitar.
Añoro una nube de aire cálido que me rodee entera.
Que me invada y que aplaque estas ganas de vomitar imperecederas.

Entretanto, la marea no para de mostrar su fuerza.

Nos aturde, nos gobierna.
Alzamos los brazos buscando equilibrio.
Se respira una sola certeza.
La deriva como única posible meta.

La madera cruje tanto bajo nuestros pies que creemos hundirnos.

(¿Acaso nos hundiremos?)

Muy a lo lejos está el horizonte.
Sigue siendo plano, tranquilo, uniforme.
Una forma de sosiego allí me espera.
Solo entonces mi corazón agitado me da una leve tregua.
Sabe que más adelante hallaré toda respuesta.

Observo el giro del timón.
Abrazo una calma nueva.
Y ahora sí, respiro.
Recibo esta tormenta de mar con cierta confianza ciega.

He de tomar consciencia.
Alcanzar esa paz plena.
Porque la naturaleza siempre se impone.
Confío en que hallaré la manera.
Que donde deba ser, será,
y en que lo que tenga que ser, sea.

Foto de hoy en Rodborough Common (Inglaterra).


_Llaysha_

Anuncios

Un comentario en “La naturaleza siempre se impone

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s