Unir fuerzas

Llegamos con las manos llenas.

Rebosan cariño, atención y ganas,
y también unas pocas cosas de esas

que hacen falta cada mañana.

Y en parte nos ampara ésta,
nuestra certeza,
de mostrar nuestra mejor cara.
Tan cargados vamos de bártulos y buenos deseos,
que tapan y obvian una realidad amarga.

Pero esta verdad no tarda en llegar
y pronto asoma.
Es entonces cuando
ante la magnitud de la evidencia,
nos sentimos desarmados
y todos nuestros argumentos
se desploman.

Llegados a este punto no podemos
sino rendirnos
desnudarnos
y unir fuerzas
ante tanta necesidad no cubierta,
de las materiales
y de las del alma abierta.

img_20190722_0001181276155661.jpg

Sulley, su abuelo, Raúl y yo, en Gambia.

 


Si quieren verme recitando este poema, pueden ver el vídeo en Instagram. Me encantaría verles por allá también, y que me cuenten qué les parece.

Un abrazo,

Yai


instagram

_Llaysha_

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s