Mi experiencia en Reino Unido – 1

Estoy de vuelta después de casi dos meses. Estos tiempos raros y apocalípticos me han hecho el colchón para sentarme a escribir (eso y que tengo wifi en casa y ordenador, por fin. Me vuelvo a subir al Siglo XXI). Pues eso, retomo el blog con muchas ganas y vuelvo a abrir mi cuaderno de bitácora. Empiezo con los capítulos que tenía pendientes.


Te pongo en contexto. En enero te contaba Qué me pasó antes de ir a Cuba, pero me había dejado en el tintero hablar de mi experiencia en Inglaterra.

(Espero que a partir de ahora me leas con un cafecito o un tecito, porque estuve allá casi tres años y hay para contar, aunque lo dividiré en 3 capítulos).



Para empezar, por si todavía no lo sabes, soy veterinaria, y hace un tiempo les contaba en una entrada graciosa que trabajé en mataderos en Reino Unido como Veterinaria Oficial para Eville & Jones.

Pues bien, contar mi experiencia en Inglaterra sin nombrar esta empresa sería injusto, porque la parte laboral fue la que me hizo moverme desde Canarias hasta allí y el trato de la empresa en concreto y la experiencia laboral condicionó muchísimo mi vida allá.

Además, que sirva esta entrada para compañeros veterinarios que se están planteando embarcarse en una aventura similar, en concreto en la industria alimentaria con esta compañía. Intentaré ser fiel no solo a mi punto de vista sobre todo aquello sino a las opiniones de muchos que pasaron por lo mismo, empezando una vida entera en otro país con mucha ilusión, ganas de currar, formarse y de emprender una carrera en sanidad.

Lo relato ahora, con mucha distancia, física y de tiempo, para tratar de contarlo de una manera más objetiva, porque de haberlo escrito antes habría plasmado una visión muy negativa de todo, especialmente porque el último tramo del camino fue más doloroso y triste que otra cosa, pero vamos por partes.

*No pretendo que esto sirva de guía para nadie que esté pensando irse ni voy a enredarme explicando todos los preparativos previos, pero sí que me apetecía decir mi honesta opinión sobre todo aquello y seguir rellenando este cuaderno de bitácora.


La previa

La idea de marchar la tenía muy presente pero se hizo más tangible con un amigo que ya había vivido la experiencia. Había estado en la empresa y la había dejado (con una opinión nefasta sobre ella, por cierto, alegando una gran falta de ética y una desorganización monumental), pero recomendaba empezar con ellos y una vez establecido en el país, opinaba que lo mejor que podías hacer era cambiar de trabajo.

En un inicio, por increíble que parezca, no fui con ideas preconcebidas, a pesar de todos los apuntes negativos que había hecho mi amigo.

Esto es muy yo, seguir hacia adelante (a veces ciega) con toda la ilusión del mundo. En mi vida eso es un defecto o una virtud, aún no lo tengo claro.


Septiembre 2016 (yo, cuando era bella y tenía el pelo bonito)

Una vez contactas con ellos tardan muy poco en dar señales de vida. Si mal no recuerdo en menos de una semana te contactan (suena un poco a secta, lo sé…). Además, es tal la falta de personal que tienen por la cantidad de gente que entra y sale de la empresa, que se muestran bastante flexibles con tu fecha de inicio. Recuerdo que había una charla de iniciación planeada para una fecha concreta pero era muy precipitado, todavía quedaban algunos cabos por atar antes de dejarlo todo. Así se lo hicimos saber al personal de Recursos Humanos el que era mi pareja entonces y yo y nos comentaron que no pasaba nada, que fuéramos cuando pudiéramos, cuanto antes mejor, claro.

Antes de ir también puedes indicar tus preferencias: si quieres trabajar en carne roja o carne blanca y si quieres una zona específica del país, y ellos supuestamente lo tienen en cuenta pero es en base a lo que necesiten en ese momento. Entendible, claro.

Meses después fui viendo que muchas personas estaban indignadas porque no les reubicaban donde querían tras meses trabajando. En mi caso, no cumplieron ni la ciudad ni la preferencia de sector. El destino elegido fue Manchester y acabé viviendo bastante lejos, entre Gloucester y Bristol, y prefería carne roja y estuve todos los meses de Inspectora trabajando en carne blanca.


Empieza la aventura

Volamos el 20 de Noviembre del 2016 desde las islas hasta Leeds, cinco días antes de cumplir mis 27 años, un cumpleaños muy inusual.

El golpe de realidad cuando nos bajamos del avión y fuimos a coger la guagua (autobús) fue brutal. No fui capaz de entender lo que me decía el conductor, que aparentemente tampoco era inglés, a pesar de que yo tenía un nivel de inglés bueno, y fue bastante frustrante.


Primera visita, la oficina de la empresa situada en Leeds. Te explican un poco la mecánica y te hacen firmar muchos papeles. En ese momento te dan un teléfono móvil (generalmente bastante cochambroso, la verdad, el mío no sonaba cuando me llamaban y tenía la pantalla un poco tocada) y el material que necesitas para trabajar: knives (cuchillos), apron (delantal), boots (botas) y helmet (casco). También tenían que darnos un chain glove (guante de cadena) pero no nos lo dieron (por varias cosas vi rápidamente que son muy despistados en la oficina central).

Recalco que cuando empiezas a trabajar, lo haces como Meat Hygiene Inspector, es decir, inspector cárnico. Y ya posteriormente puedes optar a hacer el OV Course (curso para ser OV o Veterinario Oficial). Tal cosa en España o Portugal solo es posible a través de oposiciones, o sea, que laboralmente era una gran oportunidad poder conocer este trabajo desde dentro.


Para los primeros días te pagan un B&B para que tengas al menos una clase de conducir, detalle muy de agradecer, porque al conducir por el lado izquierdo al principio es bastante confuso, sobretodo las rotondas. Además te dan una paga de 10 libras diarias (que no dan para nada, bueno sí, para un pase directo hacia la obesidad, porque te da para tres meal deals y te sobra un pound).

*Los meal deals consisten en una comida generalmente de 3 libras que suele incluir un bocata o sándwich, un paquete de papas y una bebida.


Bueno, mis 6 o 7 años de carnet no me valieron para calmar mis nervios. Mi primera clase de conducir por la izquierda acabé llorando porque estaba atacada de los nervios, solo recuerdo que el profesor nos metía mucha caña con ir ligeros/rápido. Pero nada, un par de clases más (que tuvimos que pagar) y listos para echarnos a la carretera. Bueno, casi. Nos soltaron al mediodía desde Leeds y teníamos que dirigirnos a The Crown Inn, ubicado en Lea (Ross-on-Wye, Gloucestershire). Ni más ni menos que tres horas y media por carretera, que acabaron siendo 5 y media, si no recuerdo mal. ***Lo primero y la mejor decisión tomada fue comprar nada más salir de la oficina de Leeds el soporte para el GPS para poder mantener el móvil en el coche.***

Primer reto: Cruzar la isla de Norte a Sur en coche.

El primer viaje

El primer viaje fue una tremenda odisea. Íbamos los dos coches consecutivos por la pista/autopista y cuando aún faltaba mucho se agotó la batería en nuestros “nuevos” móviles del trabajo y uno de los personales había muerto también. Solo nos quedaba un cuarto, el mío personal con un poco de batería, y después de muchas equivocaciones por el camino, cuando nos pareció llegar al sitio, una especie de taberna pequeña, nos dijo un camarero que allí no era. Suerte que le preguntó a otra camarera que nos preguntó los nombres y nos confirmó que habíamos llegado al sitio correcto.

Todo esto pasó la víspera de mi cumpleaños, un día que acabé, a pesar de la aventura caótica, muy feliz, viendo la tele en inglés, comiendo pan y una lata de atún. Me río por dentro al recordarlo. Estoy muy agradecida por haberlo vivido tal y como fue.


Bueno, todo esto ha sido ponerte en contexto. En el próximo capítulo te voy a contar un poco más en detalle lo que fue el curro en sí y un capítulo final de mi desenlace y conclusiones.

Ya se te habrá enfriado el té que te dije al principio. No te preocupes, ¿mañana otro a la misma hora?


16 comentarios en “Mi experiencia en Reino Unido – 1

  1. Vaya, pues no sabía nada de los preparativos y los detalles de esos primeros días. Tampoco te pregunté mucho, no por falta de interés, sino por no querer preguntar demasiado. Digo lo mismo que el comentario anterior, muy valiente embarcándote en aquella odisea.

    Qué bueno que vuelvas al mundo bloguero, poeta! 😀

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Ay, sí. Aquello fue mucho, pero con la emoción de los comienzos se afronta todo bien. Gracias, por lo de valiente y por lo de poeta 😊.

      Echaba mucho de menos la interacción y volver a explayarme en las entradas. Al final esto es como una libreta grande y me gusta anotar mi recorrido.

      P.D. Súper agradecida siempre de que me lean con tanta atención. Nos leemos, Burdon. 😉 Un abrazo fuerte.

      Me gusta

  2. Pingback: Mi experiencia en Reino Unido – 2 | El pensadero de Yai

  3. Pingback: Mi experiencia en Reino Unido – 3 | El pensadero de Yai

  4. Voy a leer los tres capítulos porque yo llevo siete años ya aquí y me gusta conocer experiencias ajenas. Haré algún comentario para, como dices, quien esté interesado en venir a esta isla.

    Me gustaría aclarar que todas las empresas aquí -en general- son bastante flexibles con las fechas al empezar en un trabajo. Supongo que es porque están acostumbrados a extranjeros y gente con vuelos reservados para cualquier cosa.

    A mí me encanta conducir, así que estuve encantada la primera vez que lo hice, aunque me di varias veces con la mano derecha en la puerta por querer agarrar la palanca de cambios que no estaba “en su sitio” 😀 En mi opinión, lo difícil no son las rotondas, que el propio carril te lleva, sino los cruces, que giras y te pones en el carril que no es.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola, Isabel. A mí también me gustaría saber qué tal te va, qye llevas tanto tiempo ahí.
      A mí también me gusta conducir, lo que no llevaba nada bien era el invierno, cuando había hielo o nieve en la carretera. Es verdad, los cruces, qué peligro.

      Un abrazo 🙂.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s