Te estaba esperando

Eres un viejo amigo que no habla, que solo observa. Ignorando que tú quisieras o no, te he hecho partícipe de cada uno de mis pasos. Pero tú no opinas gran cosa, mantienes distancia.

Eres como un señor mayor que me acompaña con la mirada pero que apenas articula palabra.  Guardas sabiduría detrás de unos ojos inexpresivos y apagados y, al igual que presencias sin querer, también escuchas sin ceder.

Sigue leyendo

Cenizas

Cerca de 8 biombos mentales custodian todos esos asuntos pendientes con los que tengo que lidiar. Los que duelen de verdad. Son heridas no cosidas que guardo en una caja. Las oculto sistemáticamente, y mi cuerpo se enferma paulatinamente en silencio. Por las noches, cuando está más blando y expuesto, puedo escucharlo. Está llorando. Las heridas no se cierran solas, continúan sangrando, y si me niego su existencia, acaban por supurar. Para curarlas, he de cruzar todas esas barreras, pero, paradójicamente, cada vez que intento llegar al centro de todo, duele más y más. Cada muro que saltar requiere un camino largo y oscuro hacia el interior que me trae caras, recuerdos, lágrimas.

Sigue leyendo

Agosto 2089

Se forma cola desde las 8:00 que abre el recinto. Los siguientes en entrar, un padre con su hijo. El pequeño, inquieto, espera ansioso el espectáculo, apretando con fuerza la mano de su padre y recolocándose la goma de la máscara, que le va dejando un surco rosado en cada moflete.

Sigue leyendo

El escaparate

cristal escaparate cerrado tienda musica instrumentos

Cristales, escaparates, fronteras

Un cristal divide el mundo en dos. El real y el ficticio. Lo palpable y lo inalcanzable. Lo variable, imperfecto, frente a lo estático, impecable.

Sigue leyendo