El ático

Fue un día cualquiera del calendario cuando decidió volver a subir. Con las manos vacías esta vez. Aquel que había sido su espacio donde refugiarse y esconderse del mundo, había quedado algo descuidado, aunque nunca lejos de su mente.

Sigue leyendo

Anuncios