El bloqueo del bloguero

Leía ayer un blog, de los que no puedes parar de leer, Soldadito marinero, de los que enganchan con lo que escribe. Y leía su entrada “Entre gajos y gajas”, y no podía dejar de aplaudirle en mi mente.

¿Cómo puede ser que nos pase por la cabeza el mismo tipo de pensamientos? Supongo que las similitudes son lo que nos hace conectar unos con otros por este mundo virtual.

Volviendo a su entrada, dejando de lado el tema de la media naranja y los gajos, en cuanto a la escritura en un blog, creo que es algo que nos pasa a muchos.

img_1066

Sigue leyendo

Anuncios

El hilo rojo de las rosas (Parte 1)

Era una de esas tardes con cielo despejado, la tregua de un día especialmente caluroso de verano, con el sol ya cayendo, que va tiñendo el paisaje de una luz amarilla cada vez más anaranjada. Se acicalaban los cisnes junto al río, pasaba una mamá pato con sus crías, y corría una ligera brisa, mientras sentadas en la hierba junto al río, conversaban dos amigas.

 

– No sé porqué siempre escojo tan mal. Pensaba que estábamos hechos el uno para el otro…

– Bueno Luci, a lo mejor esto es solo una riña y mañana se arregla todo – dijo Claudia, tendiéndole un pañuelo a su amiga.

– ¿Tú crees? – le contestó Lucía con cierta desgana, secándose las lágrimas que se le escaparon rodando por las mejillas.

– Lo que tiene que ser, será. Está todo escrito. Mi madre una vez me contó una leyenda… ¿Conoces la historia del hilo rojo del destino?

Sigue leyendo