Historia contra el olvido

A mi edad, solo lamento el silencio aplastante del paso de los años y las huellas borradas del pasado. He comprendido, con gran pesar, que la historia de las personas corrientes no se registra. No hay diario posible donde queden grabadas tantas vidas. Su paso por la tierra no supone más que granitos de arena esparcidos por el viento. Por eso me esfuerzo en ahondar profundamente en mi recuerdo. Si acaso lo escribiera más inocuo y liviano para el lector, perciba mi nostalgia y mi ardua tarea en conectar correctamente los datos en orden cronológico por encima de centrarme en el dolor y la muerte. Y como no puede ser de otra forma, cuando se rememora sobre un hecho fehaciente y, a la vez, brutal, escribo como deber hacia aquellos que ya no están. Aquí cuento parte, tal y como la recuerdo, de la historia de mi familia.

Sigue leyendo

Anuncios

El Ecuador

Hoy, 21 de Junio del 2018, ha llegado el ecuador de nuestra existencia conjunta.

Media vida contigo en ella. Otra media deambulando. Tratando de aprender a seguir.

Y lo hicimos. Como pudimos.

ecuador

Sigue leyendo

Solsticio de verano

Una fecha. Un día en rojo en el calendario. Cambio de estación. Algo acaba. Casi todo cambia. Y lo que llega.

Oleadas inesperadas de calor, sofocos, angustia. Variables como el viento. Es subir cuesta arriba sin aire en los pulmones, llegar a un sitio a coger aire donde el paisaje que tienes delante no te quita el pálpito fuerte que te sale del pecho. Palabras inconexas, otras muchas que quedaron guardadas. Días de viento, de tormenta. Y días de calma.


Sigue leyendo

La loca del mar

Cuando la conocí estaba triste casi siempre.

Ensimismada, encerrada en su cabeza.

Mirada esquiva. Pantalones desgastados. Poco que decir.

Pero tenía algo que te atrapaba, no sé qué era.

Recogida en las formas, tenía una voz melódica.

Tenía algo.

Le faltaba algo.

Sigue leyendo

El tiempo y eso suyo

Qué bonito debía ser.

Cuando dos enamorados se separaban y esperar y confiar en que cada viernes el cartero suba la cuesta con una carta para recibir buenas nuevas. Y así recordarse o irse olvidando. O cuando una despedida significaba parar el reloj aquí y encenderlo allá.

Cuando su paso era lento.

Sigue leyendo

Tengo miedo

Chica deprimida

Miedos que paralizan…

Miedos que paralizan…

Llevo un par de días soñando contigo.

Que estás aquí, que hablamos. Como si nunca te hubieras ido.

Me es difícil al despertar, porque tengo miedo, miedo de que pase el tiempo y ya no te sueñe.

Sigue leyendo