Solsticio de verano

Una fecha. Un día en rojo en el calendario. Cambio de estación. Algo acaba. Casi todo cambia. Y lo que llega.

Oleadas inesperadas de calor, sofocos, angustia. Variables como el viento. Es subir cuesta arriba sin aire en los pulmones, llegar a un sitio a coger aire donde el paisaje que tienes delante no te quita el pálpito fuerte que te sale del pecho. Palabras inconexas, otras muchas que quedaron guardadas. Días de viento, de tormenta. Y días de calma.


Sigue leyendo