Unir fuerzas

Llegamos con las manos llenas.

Rebosan cariño, atención y ganas,
y también unas pocas cosas de esas

que hacen falta cada mañana.

Y en parte nos ampara ésta,
nuestra certeza,
de mostrar nuestra mejor cara.
Tan cargados vamos de bártulos y buenos deseos,
que tapan y obvian una realidad amarga.

Sigue leyendo

Anuncios