Mi experiencia en Reino Unido – 2

Continuamos. Si acabas de llegar y quieres leer la primera parte está aquí.


Antes que nada, tengo que decir que pararme a pensar en mi vida allá es un proceso doloroso y es algo a lo que me ha costado enfrentarme. Me pasaron muchas cosas, algunas muy buenas, logré ser plenamente feliz y también lo pasé muy mal. Fue un cúmulo muy variado de experiencias personales y laborales, pero me centraré en la parte laboral, sobre todo por esos compañeros veterinarios que quieren respuestas y una opinión sobre el trabajo en UK, en concreto en esta empresa de las que les hablaba ayer, Eville & Jones.


Pues bien, ¿por dónde nos habíamos quedado? Ah, sí. Estaba yo en un Bed and Breakfast (B&B) comiendo pan con atún (y feliz, no lo olviden).

Sigue leyendo

Mi próximo viaje

He decidido mi próximo viaje. Será al centro.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
He trazado el camino en un mapa en papel. Abandono mar y aire. Será una ruta de tierra.
Previamente vaciaré mi cuarto para llenar el coche con todas esas cosas que creo que necesito.

Sigue leyendo

Si ha de pasar, pasará

“Si algo ha de pasar, pasará”.
¿Cuántas veces lo habré escuchado?. Lo de fluir no es mito. Juro que lo he visto. Y no creo en dioses, pero las energías, sin haberlas visto, sé que no son mentira. Es real. Y empiezo a creerme eso de que si algo está pa’ ti, llega.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Ahora bien, dejárselo todo al cosmos es muy de gandules o de cobardes. O ambas.

Sigue leyendo

De amores incondicionales y decisiones

Escuché que solo madres y padres entrañan la fuente más pura de lo que llaman amores incondicionales.
Creo que quien dijo eso no tiene sobrinos. Porque yo no soy capaz de ver límites en el querer y de tanto que quiero a los míos, sé que adoraré a mis sobrinos como extensiones suyas que son, y se formarán lazos fuertes como tentáculos de pulpo achuchadores igualmente duraderos.

Sigue leyendo

Cenizas

Cerca de 8 biombos mentales custodian todos esos asuntos pendientes con los que tengo que lidiar. Los que duelen de verdad. Son heridas no cosidas que guardo en una caja. Las oculto sistemáticamente, y mi cuerpo se enferma paulatinamente en silencio. Por las noches, cuando está más blando y expuesto, puedo escucharlo. Está llorando. Las heridas no se cierran solas, continúan sangrando, y si me niego su existencia, acaban por supurar. Para curarlas, he de cruzar todas esas barreras, pero, paradójicamente, cada vez que intento llegar al centro de todo, duele más y más. Cada muro que saltar requiere un camino largo y oscuro hacia el interior que me trae caras, recuerdos, lágrimas.

Sigue leyendo

La naturaleza siempre se impone

Me subo a la cubierta.
Siento que muchos ojos observan esta cara descompuesta.
Mis ojos cansados proclaman una lluvia pausada que se une al mar.

Busco un resquicio, un refugio en el que habitar.
Añoro una nube de aire cálido que me rodee entera.
Que me invada y que aplaque estas ganas de vomitar imperecederas.

Sigue leyendo

La huida

Una huida es fuga, evasión, escapada, abandono, liberación, éxodo, ausencia, partida, y también derrota, retirada.


Un día te hartas de la rutina, del eterno día de la marmota. Miras al cielo y te preguntas qué tan distinto puede ser ese azul desde otros puntos del planeta.

Sigue leyendo

Las cuerdas que no(s) atan

¡SALTA!

Es casi lo único que se oía. Por encima de los otros valientes de edad variable y con más o menos fobia al ridículo y a su propia integridad física.

— ¡SALTA! — escuchaba yo.

Y es que en un parque de camas elásticas y colchonetas y demás parafernalias con superficies para no abrirte el cráneo al caer, pues es lo que tiene. Saltar es lo mínimo que se espera.

saltar

Vale. La foto no es mía.

Sigue leyendo

Lo que trae la navidad

bola arbol navidad

La decoración navideña en casa es bastante más variopinta que esta sencilla bola roja, pero como no pasaré las navidades por Las Palmas, pues no puedo traer una foto real. Pero se hacen una idea, ¿no?

En esta época de oír decir “Felices fiestas” a todas horas, por algún motivo, a mi cabeza llegan mil cosas luminosas, coloridas y sabrosas.

Sigue leyendo

Repaso de pasos

Cuaderno de bitácora 5

Justo dos años atrás, un día como hoy, salí volando de mi querida tierra natal para darle al play a un nuevo capítulo de mi vida en otra isla un poco más grande, cambiando Gran Canaria por Gran Bretaña.

Sigue leyendo

La hormiga pensante (4)

De inversiones extrañas y caminos

A cualquier cosa a la que le dediquemos cierta parte de nuestro tiempo y nuestra atención, cuesta decirle adiós. Sucede con los estudios, un trabajo o una relación.

Sigue leyendo

La habilidad de Mario y la chica de la oficina

Mario tiene unos kilitos de los que dicen que están de más y empieza a tener una carencia de pelo notoria a sus 36 que no se molesta en disimular. Se levanta todos los días a las 6, y una vez vestido, a falta de los pies, abre el segundo cajón de la mesilla de noche, y escoge, sin mirar, dos calcetines sueltos. La licencia que se permite para ponerse un calcetín aleatorio en cada pie, es la concesión sistemática que está dispuesto a dejar al azar, como si de esa forma, los imprevistos que se pudiera encontrar el resto del día fueran menos en número, y en caso de darse, más llevaderos.

Sigue leyendo

Evoluciones y cosas kármicas

Y un día, sin saber cómo, todo se recoloca.

Miras atrás y no te reconoces en el inicio del camino. Mil cosas que ocupaban tu mente hace meses o años ahora no son nada.

Sigue leyendo

Colapso

Desde primera hora de la mañana la ha llevado al centro más cercano. Casi de la mano, dejando que andara a su ritmo pausado, enfermita como estaba. Pobre criatura, con solo ocho años de vida. De tener hermanos, probablemente sea la más canija. Tan flacucha y tan débil…

colapso

Mientras la dejamos sola cogiendo resuello, pues el camino hasta allí la ha dejado exhausta, aquel hombre viene conmigo a rellenar el papeleo. Le observo. Mínimamente afligido por la situación. Debe estar sobre los sesenta años, tiene muchas arrugas y el pelo alborotado, intuyo que por las prisas. Cuántas cosas habrá visto ya este señor… me pregunto.

De repente, alguien me llama con urgencia.

Sigue leyendo

Reencuentro

Me cuenta el diccionario que hay tres acepciones de la palabra “reencuentro”:

1. Acción y efecto de reencontrar.

2. Encuentro de dos cosas que chocan una con otra.

3. Choque de tropas enemigas en corto número, que mutuamente se buscan y se encuentran.

Sigue leyendo

Tu voto lo es todo y casualidades

Vengo de pasar unos días por Dublín, pero como este no es un blog de viajes, y además solo podría recomendarles sitios donde NO comer, prefiero contarles lo que se cuece por allí…

Sigue leyendo

Lina

Lina2

Lina no lloró el día que murió su madre.

Tampoco el día que se escapó su conejito Mimo. Era una niña en ocasiones muy introvertida, y en otras podía ser muy curiosa y habladora. Su padre entendía y amaba su forma de ser. Salvo su ligera inexpresividad, era una niña encantadora. Sus notas eran buenas, incluso excelentes en algunas materias, y aunque no tenía muchos amigos, se relacionaba sin dificultad.

Sigue leyendo

Murphy, te odio

Eddie Murphy

Eddie Murphy, con cara sospechosa

Al menos puedo decir que lo hice.

Ahora que ya está la suerte echada, me asalta la curiosidad. ¿Qué pasará mañana? ¿Qué dirán de mí? ¿.Llegará mi nombre a ocupar unas breves líneas de la BBC? (Sin foto, espero).


Sigue leyendo

Qué echaría de menos si volviera a España

Cuaderno de bitácora 3

paisaje naturaleza amanecer

Estoy en racha fotografera

Escribo esta entrada muy de rebote. La encontré en el blog de Burdon, Perdido en el Norte, que a su vez escribió por una propuesta inicial desde La libreta roja, y aunque ya había leído el tag hace unos meses, es ahora cuando siento que realmente puedo contestar a la pregunta.

Sigue leyendo

La hormiga pensante (2)

Tu visión del futuro a medio plazo no solo llegó a imaginar lo que harías, los viajes, los planes. Tus ambiciones llegaron a visualizar incluso una versión mejorada de ti mismo.

Una persona libre de la rueda que nos atropella la voluntad y la razón. Una dinámica en la que entramos, sin quererlo. Que nos hace creer que “más” es mejor. Más cosas. Y más nuevas, imprescindible.

Te venden la felicidad como una cima a la que llegar, a través de ese pack “coche+casa+mucha ropa+muchos zapatos+mucho de todo”, y si lo puedes renovar cada año, mejor que mejor. Pero ya sabemos que la felicidad, así concebida, es una ilusión. Cualquier bienestar que nos pudiera generar el adquirir algo es totalmente efímero.


Sigue leyendo

La hormiga pensante (1)

5 am.

Se oyen unos pajaritos artificiales cantando una canción que va aumentando de volumen.

Abres los ojos. Tu día empieza.

Coges el móvil para desactivar la alarma. Un mensaje en la pantalla: “20 actualizaciones pendientes”. Cierras el mensaje, desayuno exprés, y te vistes para ir a trabajar.

Sigue leyendo

La noticia

Ya se habían ido casi todos de la oficina. Una planta entera dividida en módulos, separando decenas de escritorios y oficinas con puertas. Apenas quedaba una luz tenue, blanca y fría, en los pasillos. Ya no se oía el ruido de pisadas, ni el bullicio de los trabajadores, y sus ordenadores e impresoras funcionando.

Solo quedaba el sonido de las teclas y la luz amarilla de una lámpara en una oficina.

— ¿Hoy también te quedas, Sofía? – dijo Ágata, desde la puerta del despacho, despacio, masticando cada palabra.

— Sí, solo quiero terminar esto… – contestó Sofía, esquiva, sin apenas levantar la mirada de la pantalla de su ordenador.

Ágata la miró un momento. La recién nombrada directora del periódico era reconocida por todos en cuanto a elegancia y buen vestir. Tener el pelo tan desarreglado era algo inusual en ella. Llevaba días quedándose hasta tarde.

“Quizás los rumores sean ciertos…”

Sigue leyendo

Objetivo

La llegada de un nuevo año marca, mientras se aproxima, la cercanía de lo que queremos entender como un abismo. Un vacío. Como una libreta en blanco, preparada para ser escrita. Un cambio de calendario que vemos como un final y un principio de algo.

El pasado año ha sido oscuridad e incertidumbre. Tormentas y huracanes. Aires fuertes y sombríos que despeinan y tumban. Que te quiebran las piernas y el ánimo.
Pero entre los días lluviosos y grises, se coló un hilo de esperanza.

Sigue leyendo

Patataaa*

En una de esas situaciones cotidianas, sin hacer nada reseñable, me decidí a sacar unas fotos.

Estábamos madre e hijas preparándonos para sacarnos la foto en un momento del día especialmente luminoso, o quizás fue por la estancia.

En ese momento, en mi dispositivo, encontré un vídeo de hace tanto tiempo que ni recuerdo. Vídeo editable de una forma muy peculiar.

Sigue leyendo

Balance del año (Recordando)

Les (y me) recupero esta entrada para un momento de reflexión conjunto para despedirnos del 2017.

Balance del año

PD. Prometo que en el 2018 vienen muchas historias y cuentos. Quédense por aquí cerca, que si no, me da frío.

Les apapacho desde aquí con cariño infinito,

Yai

Chica bengala

Yo, como Homer Simpson, voy donde las luces…


instagram

_Llaysha_

Haz feliz a una loca

Aunque ya pasó el Día de Acción de Gracias (que a mí realmente, como tradición, me dice más bien poco), hoy quiero compartir con ustedes la alegría inmensa que me da ver que escribo y que alguien lee al otro lado.

(Graciasgraciasgracias).

Humor amarillo

¿QUIÉN NO VEÍA HUMOR AMARILLO?

Sigue leyendo

La última vez

Esta es la última vez. – se dijo al despertar mientras miraba el techo unos minutos resistiéndose a enfrentarse al mundo.

Como si su cama fuera su trinchera. Como si solo poner un pie en el suelo fuera a revivir todo de nuevo.

Lo salvaje.

Las luces borrosas en la noche.

La demencia.

Era muy temprano aún, con la luz todavía apagada de la mañana, dejando su habitación en una semioscuridad que dejaba entrever lo que parecía un nido. La guarida de alguien fuera de sus cabales.

Sigue leyendo

Pimientos no, gracias

Día de perder seguidores, como diría el grupo cómico canario Abubukaka.

En su caso, es cuando van a hacer un chiste que consideran menos bueno en Facebook, y en mi caso, cuando voy a tocar un tema que puede abrir alguna brecha. Esperemos que no, trataré de hacerme entender y que haya un diálogo sano, ¿vale?

Esta va a ser una entrada de desahogo, con la que quizás, algunos de ustedes se sentirán identificados.

Sitúense. Un momento cualquiera del día, imaginemos un sábado. Salir a cenar con los amigos.

Sigue leyendo

He visto

Nací hace mucho en lo más alto de la montaña.

En un sitio privilegiado, desde donde he podido ver muchas cosas.

He visto pueblos nacer de la nada, y a su vez, a éstos convertirse en ciudades, con sus complicadas estructuras y sus luces.

Sigue leyendo

Premios Blogosfera 2017

Buenas a todos y todas.
Hace cosa de dos años que comencé con este blog, y esta andadura me ha servido para dar un paso hacia delante, como imagino les ocurrirá a muchos de ustedes.

participante premios blogosfera 2017

Insignia de participante de los Premios Blogosfera 2017.

Sigue leyendo

Somos lo que pasa

Un día dejó de haber un motivo que me hiciera levantarme, así que me senté a ver pasar.

Pasaba la brisa, la gente, el ruido de los coches, animales con forma de nubes.

Pasaba todo.

Y pasaba nada.

Tiempo de vidas paralelas. Conversaciones que no llegaron. Situaciones que jamás se dieron. De aquel entonces tengo una pila de negativos que nunca revelé. Marcos rotos sin fotografías. Invitaciones a eventos a los que no acudí.

Entretanto, yo esperaba, pacientemente sentada, que algo trascendental me diera en el hocico. Algo repentino, con luz de rayo y ruido de trueno. Que hiciera un chasquido al llegar. Algo grande. Algo que no llegaba.

Y nada pasaba. Y nada pasó. Salvo tiempo a borbotones, inundando casas.

Y me vi un día con tal maraña en la cabeza, que eché a andar.

Y seguí andando.

Y de tanto que vi, aprendí algo.


Sigue leyendo

Por qué sufrimos

El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional. – Buda.

Ustedes me dirán si comparten esta afirmación.

Y es que hace un tiempo encontré las razones del sufrimiento según el budismo, y son las siguientes:

Sigue leyendo

Tu día

Hoy hace 28 años que llegaste a este mundo. Y quién te lo iba a decir, ahora lo recorres en coche de a poquitos.

Lo hiciste pisando firme. No das un paso en falso, siempre sabiendo bien hacia dónde vas y lo que quieres.

Marcas tu camino sin importarte las segundas opiniones.

Sigue leyendo

Las sombras

Te sientas en la silla de la cocina con un libro en la mano. Lo abres, lo pones en la mesa y empiezas a leer. Te sientas justo con el ventanal delante, y toda la claridad de la tarde ilumina las páginas. Las hojas del ventanal están cerradas, así que el poco sonido que llega desde afuera está atenuado.

Ellos están allí, rodeando la casa. Pasan caminando despacio, en silencio, sin levantar la mirada. Aún no te han visto. Son sombras que van y vienen sin horario predeterminado. Pero no te incomodan. O al menos, no siempre. Su paso aleatorio junto al ventanal no oscurece las páginas del libro, así que sigues con la mirada la historia que estás leyendo, y solo a veces, si miras de reojo, les ves de espaldas alejarse. Intentas estar atenta a lo que tienes delante, pero a veces te distraes, y te quedas absorta mirándolos pasar. Cuidándote siempre de no mirarles directamente a la cara. No quieres que pase lo de aquella mañana.

Sombras personas

Sombras acechando

Sigue leyendo

Cuaderno de bitácora 1

Tras unos meses en el extranjero, abro mi bitácora de navegante, saco una de mis libretas, y me siento a escribir brevemente el recorrido.

El idioma. Al principio fue complicado. Parecía una muñeca de cuerda que solo dice unas pocas frases. ¿Lo más repetido? “What? What? What???” (¿Qué? ¿Qué? ¿Qué?) con mi cara de regañada, porque lo que escuchas en clases de inglés y lo que se habla en la calle son dos universos paralelos.

“- Mira esa matrícula, que vivan los pollos.

– No, no, pone que lleva pollos vivos.”

(Live birds ponía la matrícula. Entiendan mi confusión).

Sigue leyendo

El hilo rojo de las rosas (Parte 2)

Continuación de “El hilo rojo de las rosas” (Parte 1):

-¿Y qué hay de nosotras? ¿Tenemos un hilo rojo también?– dijo Rosa.

-¿Cómo vamos a tener nosotras un hilo rojo? Esos son cosas de los “sin raíz”. ¿Verdad, Mamá Coigüe?– dijo Flor.

Tras un largo silencio, respondió Mamá Coigüe, mientras se desperezaba agitando sus largas ramas.

Sigue leyendo

El hilo rojo de las rosas (Parte 1)

Era una de esas tardes con cielo despejado, la tregua de un día especialmente caluroso de verano, con el sol ya cayendo, que va tiñendo el paisaje de una luz amarilla cada vez más anaranjada. Se acicalaban los cisnes junto al río, pasaba una mamá pato con sus crías, y corría una ligera brisa, mientras sentadas en la hierba junto al río, conversaban dos amigas.

– No sé porqué siempre escojo tan mal. Pensaba que estábamos hechos el uno para el otro…

– Bueno Luci, a lo mejor esto es solo una riña y mañana se arregla todo – dijo Claudia, tendiéndole un pañuelo a su amiga.

– ¿Tú crees? – le contestó Lucía con cierta desgana, secándose las lágrimas que se le escaparon rodando por las mejillas.

– Lo que tiene que ser, será. Está todo escrito. Mi madre una vez me contó una leyenda… ¿Conoces la historia del hilo rojo del destino?

Sigue leyendo

Mono con platillos

Se cuelan silenciosos. Esos extraños vestidos de conocidos. No los conocidos a los que saludas en el supermercado de la esquina, o a la señora del quinto. Hablemos ahora de los que vemos de seguido, casi a diario. Esos compañeros de escuela, de universidad, o de trabajo. Especialmente ellos, porque su repetida presencia provocará un efecto en ti, y viceversa. Es inevitable, provocamos un efecto en personas solo compartiendo el entorno. Para bien, o para mal.

Sigue leyendo

Plantando una semilla

Planta una semilla.

Hazle su hueco en la tierra y utiliza buen sustrato. Que no le falte de nada. Riégala con cuidado, de a poquitos, y en poco tiempo verás brotar las primeras hojas. Al principio, el primer tallo aparece muy endeble, pero sale con fuerza de la tierra, quiere crecer.

Sigue leyendo

Balance del año

Y enmarcados como estamos en este espíritu de autocrítica y análisis de acontecimientos marcado por el calendario, me pareció propicio compartir con ustedes esta reflexión que llegó a mis manos.

Espero que les guste.

Balance piedras en equilibrio

Piedras en equilibrio. Nuestra vida y el camino andado puesto en balance.

Sigue leyendo

El tiempo y eso suyo

Qué bonito debía ser.

Cuando dos enamorados se separaban y esperar y confiar en que cada viernes el cartero suba la cuesta con una carta para recibir buenas nuevas. Y así recordarse o irse olvidando. O cuando una despedida significaba parar el reloj aquí y encenderlo allá.

Cuando su paso era lento.

Sigue leyendo

Pies y barro

Y tú con tus pies desnudos llenos de barro. Completamente cubiertos. Barro húmedo reciente y barro seco debajo que no deja ver el verdadero color de tu piel. El barro húmedo te cubre con capas de más tierra, que le hacen a tus pies pesar. Y tus pies están tan fríos y tan inmóviles que los sientes inertes. Ya no recuerdas dónde metiste los pies por último para tenerlos tan sucios.

Sigue leyendo

Ella

Ella es especial.

De esencia única.

Y grande de espíritu.

Siempre jugó en otra liga, la de los seres extraordinarios.

Ella está por encima de modas, de envidias y de riñas.

Porque es íntegra, y le sobran los adornos de cualquier tipo.

Sigue leyendo

It’s a kind of magic 

“La magia del orden”, de Marie Kondo.

Libro sencillo de leer y con una idea básica. La autora nos plantea una forma diferente de enfocar la limpieza general, poniendo en orden nuestras cosas … Y al parecer, de paso nuestra vida.

Sigue leyendo

Mi pensadero

Me estoy instalando en mi nueva casa. Se empieza a parecer a mi casa ideal. Un pequeño habitáculo donde poder tener mis bártulos a mi manera. Lo primero será abrir bien las ventanas, que entre mucha luz y mucho aire. Me va a llevar tiempo, pero voy a ponerme manos a la obra y voy a pintar las paredes de colores. Y si tengo sofá, será de los grandes y cómodos, no un sofá del tipo “bonito-pero-inaguantable-más-de-media-hora”, y con muchos, muchos cojines.

home

La guitarra sería para decorar, pero el resto se parece a mi pensadero =)

Sigue leyendo

Se ha ido

Puerta entreabierta

Abrir una puerta e irse, sin más.

– ¿La del pelo largo dice? Yo no sé, no puedo decirte porque nada más que la conocía de hola y adiós. Siempre iba con libros, se la veía estudiosa sí… pero ella no se quedó bien después de lo de la familia ¿sabe? Ya casi no se les veía salir juntos de la casa. Yo creo que andaba metida en algo la pobre. – dijo la vecina del segundo.

Sigue leyendo

Tréboles verdes

Todo lo que empieza, más tarde o más temprano, acaba por terminar. En el fondo lo sabemos, nada es para siempre.

treboles tres hojas

Tréboles, uno de esos símbolos de suerte y buenos deseos.

La vida son los cambios, aun cuando pretendemos que todo siga igual. Es irrefrenable, con sus momentos buenos y no tan buenos, todo es temporal. Y lo mismo sucede con quienes los viven con nosotros. Los familiares, los amigos, todas esas personas que conoceremos en nuestra vida, unos pasarán sin apenas fijarnos, y otros van a dejar su marca en nosotros.

Sigue leyendo